Historia de la Parroquia

 Nacimiento

Por Decreto en 1948, el territorio de Santa Sofía, es erigido como “Vicaría” (así se llamaba en aquel tiempo al lugar de culto que no era aún una parroquia). La primera piedra de la casa cural fue puesta el 18 de septiembre de 1949 de ese año y una placa conmemorativa nos lo recuerda a la entrada del actual despacho parroquial.

 Los Padres Nicolás y Adelino Werner, Religiosos Agustinos de la Asunción, tomaron posesión de la Vicaria. Pero solo hasta el 21 de noviembre de 1950 Monseñor Crisanto Luque, nuevo Arzobispo de Bogotá, erigió el territorio de Santa Sofía en parroquia independiente.  Y la parroquia fue consagrada bajo el patrocinio de la Asunción de Nuestra Señora, cuyo dogma acababa de ser proclamado en Roma por el Papa Pio XII, Su primer párroco sería el Padre Rogelio Besseling.

 

 Los límites territoriales de la parroquia eran inmensos. Iba desde Rionegro hasta la Autopista Norte y de la Calle 72 hasta la Calle 90. Era una parroquia de unos 40.000 habitantes distribuidos en los barrios Santa Sofía, 11 de Noviembre, Gaitán y Rionegro. De la calle 80 hacia el norte existían pocas edificaciones.

 

 Las obras sociales y la gran afluencia de feligreses lleva a construir capillas y salones parroquiales para acoger los movimientos apostólicos de la Legión de María, San Vicente de Paul, Cruzada Eucarística, Formación Sacramental y Adoración Nocturna.

 En 1955 con el apoyo del Padre Adelino Werner, a.a. se termina la construcción del templo, se pavimenta el piso, se inicia la pintura de las paredes y se construyen 2 salones parroquiales. De tal forma que el templo estaba listo para la fiesta de La Asunción, enmarcada por las primeras Comuniones y con la presencia del Señor Embajador de Bélgica y su familia.

 

 Como los barrios vecinos a la parroquia seguían creciendo Monseñor Crisanto Luque erige otras parroquias como San Pedro Apóstol, Nuestra Señora de Guadalupe, San Luis Beltrán, Santa Francisca Romana y La Divina Providencia.

 El templo de “La Asunción de Nuestra Señora” fue bendecido y consagrado en una bellísima ceremonia el 14 de julio de 1963, siendo sus nuevos límites al occidente la carrera 37, al oriente carrera 27, al norte calle 80 y al sur la calle 74.

 

 En 1965 se construye la nueva casa cural con capacidad para cinco religiosos  y  en 1969 se cuenta además del templo con salones para los grupos apostólicos, un salón amplio para las obras sociales, Centro de Salud y taller de modistería.

 Al carecer de personal para mantener las obras que tenía la orden religiosa de los Agustinos de la Asunción en 1971 se entrega la parroquia a la Arquidiócesis de Bogotá.

 Últimas tres décadas del siglo XX

 La parroquia será administrada por los padres diocesanos Ernesto Arbeláez y Alfonso Venegas quienes continúan animando la vida de la comunidad cristiana, en especial de los jóvenes y dándole gran énfasis a la pastoral social por medio del grupo de San Vicente de Paul.  En esta época, la Hermana Dora de Nicoló, hermana del Padre Javier de Nicoló, fundador de “Bosconia”, funda una casa para las niñas desamparadas. Casa que se convierte en obra de apostolado y servicio.

 

 En 1990 los religiosos Agustinos de la Asunción, por medio de su Superior el Padre Silvio Herrera, a.a. solicita a Monseñor Mario Rebollo Bravo, Arzobispo de Bogotá, la posibilidad de retomar la Parroquia. Petición que es aceptada y en 1990 el P. Alberto Correa A. a.a., toma posesión como nuevo párroco.

 Para 1997 se conforma el “Consejo Pastoral”, el grupo carismático Columna de Fuego y se decide adaptar el templo parroquial según las normas litúrgicas del Concilio Vaticano II y comienza la obra de reestructuración del templo.

 

 El 07 de agosto se inaugura oficialmente el nuevo templo, con la solemne eucaristía presidida por el Señor Nuncio Apostólico, Monseñor Paolo Romero.

 Al final del siglo XX la parroquia cuenta con varios grupos apostólicos: Legión de María, San Vicente de Paúl, Acólitos, Pre juvenil y Juvenil, Coro, Infancia Misionera, grupo carismático Columna de Fuego, seis comunidades Neocatecumenal-les y el Consejo Pastoral quien cuenta con la presencia de los presidentes de las cuatro Juntas de Acción Comunal convocados por quién fuera el párroco en esos últimos años del milenio el padre Francisco Lenglez, a.a. 

Inicios del Siglo XXI

La parroquia recibe el siglo XXI con periódicas ordenaciones diaconales y presbiterales de los religiosos Agustinos de la Asunción, recibiendo con gran alegría a uno de esos jóvenes, el Reverendo Padre Pedro E. Pedraza Z., como párroco en junio de 2007.

 

 Bajó su dirección nace “Mi Hogar Asuncionista” una obra social que acoge a habitantes de calle, una vez a la semana en el patio y los salones parroquiales, para brindarles el servicio de ducha, ropero, medicina y almuerzo.  Igualmente se afianzan los servicios de Ministerio Extraordinario de la Comunión, Pastoral de la Salud, Liturgia, Música, Grupo Juvenil, Acolitado, Infancia Misionera, Consejos Pastoral y Económico.

 Los jóvenes al realizar su misión en las tres fundaciones dedicadas al cuidado del adulto mayor obtienen con sus visitas grandes frutos y con ellas brindan un excelente apoyo a los Ministros Extraordinarios de la Comunión y Pastoral en Salud, especialmente en las celebraciones eucarísticas dedicadas a los enfermos en el mes de febrero y  Jueves Santo.

 

 La motivación que las procesiones y celebraciones de Corpus Christi y  el Triduo Pascual generan en la comunidad permiten un incremento de laicos en los grupos y presencia de la parroquia en las actividades que la Vicaría organiza.

 Al llegar las jornadas programadas por la Arquidiócesis de Bogotá para efectuar el análisis parroquial y de la Iglesia se cuenta con un grupo destacado de laicos que contribuyen a este trabajo,  Pero nuevamente la comunidad despide a los Agustinos de la Asunción de la parroquia y regresa ésta a ser administrada por los presbíteros de la Arquidiócesis de Bogotá.

Presente

 El 04 de febrero de 2018 recibe la parroquia el Padre Nelson E. Antolínez P. de manos del Vicario Episcopal de Cristo Sacerdote, Monseñor Carlos Julio López, quién en su homilía invita a la asamblea  a “Querer, apoyar y cuidar a su párroco”  y al padre Nelson le solicita continuar viviendo la cita de Marcos 16:15 “Id por todo el mundo y proclamad el Evangelio a toda criatura”.

 

 Misión que nuestro párroco ejecuta con la comunidad por medio de las trece comunidades del Camino Neocatecumenal, el equipo de Dimensión Social de Evangelización, la Escuela de Evangelización, los lectores de la Palabra, Ministros Extraordinarios de la Comunión y los grupos que en 2018 y 2019 han realizado la Consagración al Inmaculado Corazón de María en la festividad de la Asunción de Nuestra Señora.

 

Desarrollo por San Pablo Multimedia